Los consejos para contratar seguros de vivienda son claros: Cotiza, compara, cambia de compañía.

En primer lugar debemos determinar qué queremos asegurar de nuestra casa. Se puede asegurar sólo la vivienda o la vivienda y el mobiliario, como elección inicial. Muchas compañías desglosan en muchos más elementos esta opción, por eso es importante que decidamos si queremos pagar lo mínimo o estar cubiertos ante siniestros al máximo.


Una vez tengamos esto decidido, debemos cotizar nuestro seguro de vivienda en las distintas webs de las compañías de seguros. En poco menos de una hora podemos tener los precios de las principales aseguradoras, con presupuestos perfectamente desglosados.

Comparar es fácil, generalmente nos guiaremos por los precios, muy variables de unas compañías a otras. Como suele haber siempre algunas ofertas, nos podemos quedar con 2-3 presupuestos finales.


Si ya tienes contratado un seguro de vivienda, lo más práctico para mejorar el precio y las condiciones es cambiar de compañía aseguradora. De hecho aconsejamos cambiar de seguro de hogar cada año. No es tan complicado, como decimos, en una hora podemos tener contratado el nuevo seguro de vivienda con un ahorro considerable.